Anthony Norris Groves (Newton Valance, Hampshire, 1 de febrero de 1795 – Bristol, 20 de mayo de 1853) fue un misionero inglés inspirador de las "misiones de fe" (sin sostenimiento económico institucional). Fue uno de los fundadores del movimiento de los Hermanos de Plymouth. Estableció en Bagdad la primera misión protestante en un país de lengua árabe; luego estuvo en Persia, ahora Irán y posteriormente en la India.

Entre sus puntos de vista, se destaca su deseo de simplificar la tarea de las iglesias y de las misiones, para volver a los métodos de Cristo y de sus apóstoles descritos en el Nuevo Testamento. Como misionero, su meta era ayudar a los convertidos nativos a formar sus propias iglesias sin dependencia de la autoridad ni de las finanzas extranjeras. Sus ideas encontraron la aceptación en amplios círculos evangélicos.

 

Fue educado como dentista en Londres y con 19 años de edad hizo sus prácticas en Plymouth. Dos años después se casó con una prima, Mary Bethia Thompson con quien se radicó en Exeter.

Llamado y obra misionera

En 1826, mientras atendía su dentistería en Exeter, se inscribió como estudiante a distancia de teología del Trinity College (Dublín), con el objetivo de ordenarse como ministro de la Iglesia Anglicana y comprometerse con la Church Missionary Society. Su estudio del Nuevo Testamento lo llevó a considerar que la práctica de la iglesia primitiva debería ser consideradaun modelo para cada época y cultura, lo cual causó su rompimiento con el Trinity College, la CMS y la comunión anglicana.

Comenzó entonces a reunirse con otros creyentes cristianos en casas privadas para estudiar la Biblia, departir con fraternidad, partir el pan y orar, a la manera de los primeros cristianos (Hechos 2:42), sin requerir la presencia de ningún ministro ordenado. En estas reuniones conoció a quienes llegaron a ser conocidos integrantes de los Hermanos de Plymouth como Robert Chapman, Edward Cronin, Benjamín Newton, John Nelson Darby y George Müller, quien llegó a ser su cuñado tras casarse con su hermana.

Intervino en los debates entre los Hermanos de Plymouth y en 1835 escribió a Darby para sostener que la base de la unidad y comunión entre los cristianos es la vida en Cristo y pedirle que rectificara el sectarismo.1 Tra sla división de los Hermanos de Plymouth en 1848, Groves se alineó con George Müller e hizo parte de los "hermanos abiertos" y rechazó la doctrina de Darby del rapto de la iglesia antes de la Gran Tribulación.

Misionero en Bagdad

En 1829 Groves ay su esposa viajaron a Bagdad junto con sus dos hijos, Henry y Franky y acompañados de varios amigos cristianos como John Kitto. Después se les unieron otros misioneros como Francis William Newman y John Vesey Parnell. En marzo de 1831 el país sufrió una grave crisis por la guerra civil, las inundaciones y plagas que provocaron intensa miseria y hambre. Murieron entonces la esposa de Grove y su bebé recién nacida.

Misionero en la India

Recibió una autorización de la Compañía Británica de las Indias Orientales abriendo el camino para un trabajo misionero sin restricciones en la India. Por invitación del Coronel Arthur Cotton, en 1833, Groves visitó las misiones en la India y encontró abiertas las puertas para el evangelio en muchas partes del país. En 1834 acompañó ha él educador y misionero escocés Alexander Duff desde Calcuta hasta Escocia, para cuidar de su salud. Duff debió su restablecimiento y probablemente su vida a la atención de Groves, como ya había ocurrido a Cotton anteriormente.

En Gran Bretaña Groves se casó con Harriet Baynes el 25 de abril de 1835. Ella lo acompañó de regreso a la India en 1836. Groves fue acompañado por John Kitto, John V Parnel y Edward Cronin. Recogió a sus hijos y otros misioneros que estaban en Bagdad y estableció al equipo misionero en Madras, sosteniéndose con el ejercicio de la odontología y posteriormente con un finca y un asentamiento en Chittur. Pudo reclutar misioneros en número suficiente para atender las misiones existentes en varias partes de la India y para emprender nuevos proyectos entre los que se destacaron el del delta del río Godavari y el de Tamil Nadu.

“Me acordé de un dicho de aquel hombre de noble corazón, Groves: ¡Me hablas de los que me aman mientras estoy de acuerdo con ellos! Dame hombres que me amen cuando difiera de ellos, y les contradiga: aquellos serán los hombres que edificarán una Iglesia verdadera”.
F. W. Newman

Parece extraño que un reparo de conciencia hubiera provocado la crisis decisiva. Anthony Norris Groves iba a abandonar su profesión y estaba estudiando para el ministerio en la iglesia Anglicana, y su mayor ambición era marcharse a los países del Oriente como misionero. Pero un amigo acudió a el en busca de consejo. Este amigo tenía un empleo en una empresa de dudosa honradez, y le exigían que vendiera sus productos bajo unas descripciones falsas. Le molestaba la conciencia: “¿Qué debía hacer? Groves le dio el consejo lógico, y el amigo dejó su puesto de trabajo.

Groves no contó con que su amigo le confrontase luego con un “haz tu lo mismo”; pero, poco después esto es lo que ocurrió. ¿No mantenía Groves fuertes convicciones pacifistas? Cómo, entonces, preguntó su amigo, podría él subscribirse a la última frase del artículo 37? (n. del trad.,artículo de fe de la Iglesia Anglicana). “Es lícito que los hombres cristianos, si las autoridades asi lo piden, lleven armas y sirvan en las guerras”.

Esta pregunta no era tan difícil de contestar. Pero Groves era hombre de aquella sencillez transparente que no puede admitir el subterfugio. Precisamente como y por que aquel reparo de conciencia tuvo el efecto decisivo que tuvo, es una historia más larga.

Anthony Norris Groves nació el 1 de febrero de 1795, y había cumplido 32 años cuando tuvo su crisis de conciencia. Había nacido cerca de Lymington en Hampshire, donde su padre, antes un próspero hombre de negocios, había perdido casi todos sus bienes por causa de una propensión a asociarse con negocios malhadados (propensión que, años después, iba a reproducirse en su hijo, en la India). Norris Groves había estudiado para dentista. Después de estudiar química con la firma de Savoy y Moore en Londres, sirvió su aprendizaje con su tío, un próspero dentista que ejercía su profesión cerca de Hannover Square, y al propio tiempo hizo prácticas en los hospitales, adquiriendo así la experiencia que podía. Era la preparación inadecuada común de aquellos tiempos. Pudo empezar a trabajar por su cuenta en Plymouth el día que cumplió los 19 años, y como tuvo éxito, se casó con su prima, Mary Bethia Thompson, la hija de su tío el dentista, unos dos años y medio después. Al casarse se mudó a Exeter, y empezó a trabajar en su profesión allí.

Durante su estancia en Plymouth, Groves había frecuentado la compañía de un grupo de hombres cultos y piadosos, y mantuvo el contacto con ellos después de su traslado a Exeter. Allí proveyó un refugio para varios de sus amigos y parientes necesitados. Un niño sordo, hijo de albañil, había sido educado por un grupo de estos amigos en Plymouth, y Groves le recibió en su hogar. Más tarde este jóven llegó a ser el conocido erudito bíblico, Dr. Kitto. El hizo un tributo señalado a la lealtad que Groves le había demostrado a través de algunos de los tropiezos de su juventud:

“El Señor Groves es el único representante de aquello que yo, antes de salir del mundo, pensaba que debía ser cada hombre…y cuando yo he caído, el no me dijo como otros han hecho, “hiciste tú tu cama, acuéstate en ella”: sino que, a pesar de ser el más dañado, ha salido una vez tras otra a socorrerme”.
Otro hombre interesante ayudado por Groves en este tiempo fue Michael Solomon Alexandre, quien en 1841 fue nombrado el primer obispo anglicano de Jerusalén. Habiendo sido antes el Rabbí judío en Plymouth, sufrió una considerable oposición después de recibir el bautismo cristiano en 1825, y fue en la casa de Groves en Exeter donde encontró alivio y sosiego durante este tiempo de prueba.

Mientras Groves estuvo en Plymouth, había recibido una profunda influencia espiritual a través de dos amigos clérigos. Esta influencia avivó en el un antojo casi olvidado de su niñez, que a partir de entonces llegó a ser la ambición central de su vida; la convicción de un llamamiento para el servicio misionero.Mientras estuvo en Plymouth, había llegado al punto de ofrecerse a la Sociedad Misionera de la iglesia anglicana, pero después de su matrimonio halló que su esposa estaba totalmente opuesta a sus planes, y durante un tiempo abandonó la idea. Sin embargo, a pesar del éxito creciente en su profesión, su corazón estaba firme. Hay algo intensamente patético en este retrato que Groves más tarde hizo de sí mismo en aquel tiempo, mientras, felizmente casado y contento según todas las apariencias se le consumía el corazón por una visión recibida:

“Muchas veces yo, con todo lo que el mundo puede ofrecer a un hombre, me sentía muy desdichado. Tenía una esposa que me amaba, preciosos niños pequeños, y una profesión que me reportaba grandes beneficios, y sin embargo no gozaba de la presencia del Señor como antes, y por esto estaba infeliz”.


Groves abogó por la adopción del Nuevo Testamento como manual de métodos misioneros y así como restauracionista, entre los misioneros precedió ochenta años a Roland Allen. Uno de los discípulos de Groves en la India fue John Arulappan quien adoptó sus principios.Como evangelista de tiempo completo, Arulappan vivió "por fe" y estimuló la creción de una red de hermandad de los pueblos indígenas de Asia. Las ideas de Groves fueron luego seguidas por los seguidores de Arulappan asociados con Bakht Singhy en China por Watchman Nee.

Groves continuó predicando y enseñando en la India hasta que su salud lo obligó a regresar a Inglaterra en 1852. Falleció en 1853 en la casa de George Müller. Aunque pensaba que había fracasado en hacer llegar su mensaje de "misiones de fe" en realidad su influencia se multiplicó y avivó una generación de "misiones de fe" en 1859 y 1860. La biografía escrita por R. B. Dann otorga a Groves el título de Padre de las Misiones de Fe y muestra como trabajó sin apoyo económico estatal o sueldos de las iglesias y aplicó en cambio el principio bíblico de confiar en que Dios suple las necesidades.

Obras

 

En 1825 escribió el pequeño libro El Cristiano Devoto, en el cual expuso las enseñanzas de Jesús sobre la administración de las posesines materiales. Llamó a todos los cristianos a vivir sin lujos ni acumulación de riquezas confiando en que Dios proveerá lo suficiente para suplir las necesidades fundamentales y trabajar por el Reino de Dios. Esta obra impactó a George Müller y por su intermedio a James Hudson Taylor y a muchos otros lideres cristianos.

Groves 'fundó el periódico Journal of a Residence in Baghdad editado por A.J. Scott y publicado por J.Nisbet en Londres en 1831 y 1832.

Escribió cartas a los principales líderes de los Hermanos de Plymouth, las cuales son fuentes primarias para el estudio de la historia y doctrinas del movimiento. Su viuda publicó sus Memorias en 1856 con extractos de sus cartas y artículos.

 




Defender y confirmar el ministerio neotestamentario de Watchman Nee y Witness Lee y la práctica de las iglesias locales. Todos los versículos y las notas de pie de página fueron tomados del Nuevo Testamento Versión Recobro. La casa publicadora Living Stream Ministry tiene todos los derechos reservados sobre los extractos tomados de la Versión Recobro y del ministerio de Watchman Nee y Witness Lee y fueron utilizados con permiso. Witness Lee es el autor de las citas a menos que este señalado de otra manera. Las citas del Antiguo Testamento fueron tomadas de la versión Reina Valera, 1960 y del Texto Revisado.
Hoy habia 3 visitantes (19 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=