Biografía de Carlos Wesley


Carlos Wesley nació el 19 de diciembre de 1707 en Inglaterra. Fue uno de los 19 hijos e hijas de Samuel y Susana Wesley. En su hogar recibió cuidadosa formación moral y enseñanza basada en la Biblia.
Fue uno de los más prolíficos compositores de himnos en la historia del protestantismo y representa el despertar musical de la iglesia del siglo XVIII. Pero no solo fue un magnífico compositor sino que también tenía un dominio increíble de la teología y de la Biblia. Sus sermones eran muy bíblicos, breves y simples.
Junto con su hermano Juan, fundó el movimiento metodista.
Este se inició cuando en 1929 organizaron un club de jóvenes y amigos universitarios para estudiar la Biblia, practicar actividades espirituales y ayudar a los necesitados.
Aunque fueron bautizados y criados en la iglesia cristiana, la experiencia de conversión de Carlos llegó en 1738. Luego de haber fracasado en un viaje misionero a América, y de haber sobrevivido a una gran tormenta en el viaje de regreso, él y su hermano se dieron cuenta de que, aunque predicaban la fe salvadora, ellos no la tenían. Poco después, Carlos cayó en cama enfermo y allí una mujer le habló sobre la salvación de su alma. De esta manera pasó de muerte a vida, al aceptar la gracia salvadora de Jesucristo.
Fue ordenado como sacerdote en la Iglesia Anglicana y se oponía a que el movimiento metodista se apartara de la Iglesia de Inglaterra, pero su predicación entusiasta llamando al arrepentimiento y a la conversión hizo que le expulsaran de la parroquia anglicana que pastoreaba. Su obispo anglicano le prohibió acceder a otra, por lo que tuvo que sumarse a las iglesias metodistas independientes que se estaban organizando.
Famoso escritor de himnos y cofundador del Metodismo. Carlos fue el hermano menor del famoso Juan Wesley. Fue tan comprometido como su hermano al trabajo cristiano aunque era de un carácter tierno. Históricamente, fue absolutamente indispensable al movimiento Metodista. Su contribución no fue menor que la de Juan.
Carlos se convirtió en mayo de 1738, tres días antes que Juan. Ambos fueron a Oxford y fueron determinantes en mantener vivo el Club Santo. El ministerio de Carlos comenzó en Bristol en 1739 y, como su hermano, sufrió bastante persecución. Vivió hasta los ochenta, tiempo suficiente como para ver una aceptación de su prédica y sus principios.
Es por sus himnos que es conocido mundialmente. Se cree que escribió unos ocho mil himnos. Se podría decir que durante cincuenta y siete años, escribió tres himnos por semana.
El primer himnario del despertar evangélico fue editado por Wesley. Se le dio el nombre de Colección de Salmos e Himnos (1738). Un año después, en un esfuerzo conjunto de Carlos y Juan publicaron su Himnos y Poemas Sagrados. El último himnario de Carlos se conoce como Un himnario de bolsillo (1786).
Carlos Wwesley 2 El propósito de Carlos al escribir himnos fue proveer a los cristianos de enseñanza y material para la alabanza pública y objetivar su rica fe personal. En su uso de las Escrituras igualó al escritor de himnos calvinista Isaac Watts y lo superó en su capacidad para yuxtaponer referencias y alusiones escriturales. Por ejemplo, «Amor divino» cita, entre otras fuentes, de 2 Corintios 3, Salmos 106 y Malaquías 3. Pero no solo la Escritura fue su guía; la literatura clásica y contemporánea también provee algunas de sus fuentes. «Amor divino» termina con una cita de Joseph Addison y lo escribió con una melodía de Purcell en la mente. Wesley estaba lleno con lo mejor de la literatura en los idiomas inglés, latín y griego. Asociaba esta literatura con la Escritura y la usaba para iluminar la Escritura, produciendo una letra maravillosa por la cual la gente aprendía.
Wesley escribió un himno apropiado para cada una de las grandes épocas cristianas. Muchos han sobrevivido para el uso contemporáneo como «Mira, El viene» para el Adviento; «Ángeles cantando están», para Navidad; «Cristo ha resucitado», para Semana Santa y, «Aclamad el día de su ascensión», para la Ascensión.
Los himnos del tiempo de Isaac Watts en adelante se escribieron también para lectura tanto como para el canto congregacional. Esta es la razón por la que muchos cristianos llevaban un «himnario de bolsillo» que usaban para sus devociones diarias, tanto leídas como cantadas.
Wesley crio dos hijos que contribuyeron grandemente a la música de la iglesia: Carlos II y Samuel. Ambos siguieron en las pisadas de su padre. Samuel fue el más prolífico en composición. Dio forma a mucha de su obra siguiendo al gran Johann Sebastián Bach. Cuando Carlos Wesley murió, dejó a la iglesia Metodista una riqueza de himnos y canciones que ha durado a través de estas edades como tesoros inmortales.
En 1749, a los 42 años, se casó con Sara Gwynne. Tuvieron 8 hijos, de los cuales solo 3 sobrevivieron a la primera infancia.
Durante 18 años hizo junto con su esposa y Juan Wesley viajes evangelísticos por toda Gran Bretaña.
Escribió más de 6.000 himnos, entre ellos algunos como: Cariñoso salvador, Oíd un son en alta esfera, Tocad trompeta ya, Solo excelso amor divino, Ved del cielo descendiendo, El Señor resucitó y Nazco para morir.
Sus himnos se originaban a partir de experiencias cotidianas y enfatizaban la experiencia espiritual. Cada situación era una oportunidad para cantar y, sobre todo, sus himnos glorificaban a Dios.
Estas composiciones son un legado de teología bíblica y sana doctrina. Además, los cantos que escribieron y enseñaban los hermanos Wesley durante sus giras evangelísticas, fueron claves para la extensión del evangelio y para el discipulado.
Eran cantados con entusiasmo por los miles que se congregaban en las reuniones de los evangelistas al aire libre. Se avivó de esta manera la participación de la congregación en la adoración musical, puesto que los creyentes en las capillas metodistas tenían himnarios de los Wesley, cuando antes se estilaba que la música fuera cantada por voces entrenadas mientras la congregación se conformaba con entonar algunos pocos salmos.
Durante 53 años, se publicaron 56 volúmenes de todos sus himnos, editados por Juan Wesley. Los himnarios fueron tan bien recibidos que Carlos pudo vivir de la renta que le producían. Algunos títulos de los muchos libros que publicaron fueron: “Himnos para tiempos difíciles”, “Himnos de intercesión por la humanidad”, “Himnos acerca de la Trinidad”, “Himnos para niños”, “Himnos sobre la resurrección del Señor”, “Himnos escritos en tiempos de tumultos”, etc.
Además, Juan proveyó libros con tonadas para cantar los himnos. Algunas melodías se hicieron especialmente para las poesías de Carlos, mientras que otras se adoptaron de melodías folclóricas.
En 1765 se estableció en Bristol. Allí pastoreó una iglesia metodista hasta 1771.
Al final de su vida pastoreó la City Road Chapel, famosa capilla metodista en Londres.
Murió en marzo de 1788 y fue sepultado en el cementerio de la Iglesia Anglicana Marylebone, en Londres.



Defender y confirmar el ministerio neotestamentario de Watchman Nee y Witness Lee y la práctica de las iglesias locales. Todos los versículos y las notas de pie de página fueron tomados del Nuevo Testamento Versión Recobro. La casa publicadora Living Stream Ministry tiene todos los derechos reservados sobre los extractos tomados de la Versión Recobro y del ministerio de Watchman Nee y Witness Lee y fueron utilizados con permiso. Witness Lee es el autor de las citas a menos que este señalado de otra manera. Las citas del Antiguo Testamento fueron tomadas de la versión Reina Valera, 1960 y del Texto Revisado.
Hoy habia 1 visitantes (22 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=