LA OBRA DE DIOS HOY
Y LAS REVELACIONES ACUMULADAS
QUE SE RECIBEN DE EL

La palabra de Nuestro Hermano Watchman Nee

Por lo mencionado podemos ver las diferentes verdades respecto de Dios que se descubrieron antes de este siglo y durante el mismo. Ahora nos preguntamos: ¿Actualmente, cuál es la obra de Dios en la China? ¿Qué clase de obra está Dios haciendo hoy?

Inmediatamente después de que fui salvo, escuché muchas enseñanzas de los misioneros extranjeros. Antes de 1920 casi no se escuchaban mensajes de salvación en la China, y muchos no sabían nada de ello. Pero después de 1920, se ha predicado mucho la salvación, la justificación y la regeneración. Actualmente existen más de ciento cincuenta denominaciones; pero Dios nos ha mostrado el error de formar denominaciones y de ser sectarios. El comenzó a mostrarnos, una por una, todas las verdades mencionadas anteriormente. Gradualmente empezamos a ver la victoria de Cristo, la vida de resurrección, el mensaje de la cruz, la obra del Espíritu Santo, y más. En toda la China, las personas comenzaron a entender estos asuntos. Y en el transcurso de nuestras conversaciones con los misioneros occidentales, descubrimos que muchas de estas verdades también habían sido recobradas en el Occidente.

Sabemos que las verdades de Dios son acumulativas, es decir, las verdades que se revelan posteriormente no anulan las verdades que se recibieron anteriormente. Las verdades que fueron reveladas en el pasado son el fundamento de las verdades que vemos hoy. Lo que vemos hoy es la acumulación de revelaciones que hemos recibido de Dios. Cuando Dios nos abre los ojos para ver este hecho, empezamos a comprender que vivimos en la corriente de la voluntad de Dios. Esta corriente continúa lo que Dios ha llevado a cabo en las eras anteriores.

A partir de 1926 empezamos a dar muchos mensajes y a testificar acerca de la salvación, la iglesia y la cruz. En 1927 concentramos nuestra atención en la obra personal de la cruz y vimos que ésta no sólo incluye la verdad de la muerte de Cristo, sino también la resurrección. En el pasado predicábamos la resurrección principalmente como un artículo de la fe, pero no lo relacionábamos con nuestra experiencia. Hoy hablamos de la resurrección como un principio de vida, como un hecho espiritual, y no como una mera doctrina. La resurrección es como un grano de trigo que muere y produce muchos granos; éste es el principio de la resurrección. Luego, Dios nos mostró lo que es el Cuerpo de Cristo y dónde se encuentra la realidad del Cuerpo. Además, empezamos a darnos cuenta de que si hay sólo una vida de Cristo, también debe haber una sola iglesia.

Personalmente, yo recibí mucha ayuda de la señora Penn-Lewis. En Inglaterra el señor Austin-Sparks también recibió mucha ayuda de ella; él era pastor de una capilla bautista situada al sudeste de Londres. Más tarde, el Señor le mostró varias verdades en cuanto al significado de la resurrección y de la vida de iglesia.

No podemos decir que las verdades mencionadas anteriormente no existían antes; sin embargo, no habían sido reveladas tan claramente como ahora. A pesar de esto, antes de 1928 todavía no se mencionaba nada respecto a los asuntos centrales de Dios, pero en febrero de ese año empezamos a hablar del propósito eterno de Dios. Durante ese año celebramos nuestra primera Conferencia de Vencedores, y luego una segunda. Lo que se mencionó en estas conferencias fueron asuntos relacionados con el propósito central de Dios.

Pese a que habíamos recibido todas las revelaciones mencionadas, sólo en 1934 comprendimos que Cristo es el centro de todo lo relacionado con Dios; Cristo es el centro y la universalidad de Dios. Todo el plan de Dios gira en torno a Cristo. Esta es la verdad que Dios se complace en revelarnos actualmente y es el mensaje que predicamos durante esta conferencia. Esto es lo que Dios le mostró también al hermano Sparks; él vio mucho en cuanto a los vencedores que Dios busca.

Los vencedores que Dios busca son un grupo de personas que toman la iniciativa de ponerse en el lugar de la muerte en nombre de toda la congregación. La relación que tienen con la iglesia es la que tiene Sion con Jerusalén. Todos los requisitos de Dios caen sobre Sion; cuando Sion es conquistada, Jerusalén está segura. Cuando Dios obtenga a Sion y a Jerusalén, se cumplirá Su propósito.

Nuestros corazones están llenos de agradecimiento a Dios, ya que hemos recibido mucha ayuda de todos estos hermanos. Como Pablo dijo: “...ni lo recibí ni lo aprendí de hombre alguno...” (Gá. 1:12). De la misma manera podemos decir que, si bien recibimos ayuda de nuestros hermanos —de Lutero, Zinzendorf, los hermanos moravos, los mensajes de Keswick— no recibimos estas revelaciones de hombre alguno. Creemos que la meta máxima de Dios es que Cristo sea nuestro todo. Un pastor ya mayor de edad, el Dr. F. B. Meyer, también vio este asunto; sin embargo, ya tenía más de noventa años cuando lo vio y, por ende, no podía hacer mucho al respecto. Creo que Dios tiene una sola obra hoy, y éste es el mensaje de Colosenses 1:18, donde dice que Dios desea que Cristo tenga la preeminencia en todo. La base de todo esto es la muerte, la resurrección y la ascensión de Cristo; aparte de El no hay realidad espiritual. Esta es la “verdad presente” de Dios.

UN LLAMADO

Por consiguiente, ¿qué estamos haciendo hoy? Debemos responder al igual que Juan el Bautista y decir que somos una voz que clama en el desierto (Jn. 1:23). Nuestra obra consiste en hacer un llamado a los hijos de Dios a que regresen al propósito central de Dios, que tomen a Cristo como centro en todo, y que tomen Su cruz, Su resurrección y Su ascensión como la base de todo. Este es el mensaje de los capítulos uno y tres de Colosenses. Conocemos la posición que la iglesia tiene en el Nuevo Testamento y comprendemos que su posición es muy elevada y espiritual. Agradecemos a Dios por la ayuda que nos ha concedido mediante los misioneros occidentales; sin embargo, Dios hoy nos está mostrando que debemos regresar a Su propósito central. Nuestra obra actual consiste en regresar al terreno bíblico de la iglesia.

Todas las verdades que Dios revela toman como punto de partida la iglesia. Dios primeramente puso a Pablo en la iglesia que estaba en Antioquía. Más tarde, Pablo fue enviado a la obra desde la iglesia en Antioquía. Todas las verdades que predicamos hoy tienen la iglesia como punto de partida. Esta es nuestra obra y nuestro testimonio.

Debemos darle menos importancia a las verdades secundarias. Debemos hacer lo posible por mostrar que el Señor es la Cabeza sobre todas las cosas. No estamos aquí para perturbar las iglesias, sino que deseamos regresar a la obra inicial de los apóstoles. Debemos ser cuidadosos en todo lo que hacemos, aprendiendo a rechazar lo que venga del hombre y esforzándonos por recibir lo que provenga de Dios.

Agradecemos a Dios por concedernos ser parte de Su gran propósito. Debemos humillarnos, postrarnos ante El y negarnos a nosotros mismos. Es necesario entender claramente que nuestra obra hoy no se limita a salvar almas y ayudar a otros a ser espirituales, sino que nuestra meta es lo más grandioso y glorioso. Gracias a Dios que podemos conocer “la verdad presente”. Que Dios nos conceda Su gracia para que no seamos alienados de la “verdad presente”, sino que seamos vigilantes y no permitamos que ni la carne ni el yo ganen terreno en nosotros. Que se cumpla la voluntad de Dios en nosotros.

CUATRO RESPONSABILIDADES ACTUALES

Finalmente, quisiera agregar algo más. Hoy tenemos cuatro responsabilidades: (1) en cuanto a los pecadores, tenemos que predicarles el evangelio; (2) en cuanto a Satanás, tenemos que estar conscientes de la guerra espiritual; (3) en cuanto a la iglesia, tenemos que retener todo lo que vemos; (4) en cuanto a Cristo, debemos dar testimonio de Su preeminencia sobre todas las cosas. Ahora este testimonio se halla en los Estados Unidos, Inglaterra, Francia, España, Africa y en muchas otras partes; sin embargo, el número de creyentes no es muy grande. Exteriormente, ellos son muy pobres. Debemos orar por esos lugares.



Defender y confirmar el ministerio neotestamentario de Watchman Nee y Witness Lee y la práctica de las iglesias locales. Todos los versículos y las notas de pie de página fueron tomados del Nuevo Testamento Versión Recobro. La casa publicadora Living Stream Ministry tiene todos los derechos reservados sobre los extractos tomados de la Versión Recobro y del ministerio de Watchman Nee y Witness Lee y fueron utilizados con permiso. Witness Lee es el autor de las citas a menos que este señalado de otra manera. Las citas del Antiguo Testamento fueron tomadas de la versión Reina Valera, 1960 y del Texto Revisado.
Hoy habia 3 visitantes (7 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=